Chano en el Luna Park: Un regreso cargado de hits y baile

El ex Tan Biónica alternó éxitos de su vieja banda con sus nuevas canciones, y compartió “La melodía de Dios” con su hermano Bambi. 

[Publicado en Clarín el 03/05/2018]

Con un latido de corazón en las pantallas, revivió Chano el Luna Park en la noche del jueves. Una voz en francés comenzó a cantar Formidable, mientras rayos láser azules ambientaban la ansiedad del público. Una pantalla curva de 180 grados mostraba animales salvajes mientras una música sinfónica sonorizaba su entrada magistral. Ahora sí, el “maestro” de la orquesta está listo para comenzar, cantando Hola mi vida.

Hora de volver. Chano en camino al escenario que lo recibió los brazos abiertos. (Foto: Martín Bonetto)
Hora de volver. Chano en camino al escenario que lo recibió los brazos abiertos. (Foto: Martín Bonetto)

El Luna Park casi completo corea el primer hit, con los teléfonos en alto filmando al ídolo millenial, que estrena su faceta solista con su estética floreada y efectos escenográficos. Sigue Melodía universal, y los gritos estallan de manera instantánea para Mis noches de enero, un clásico de Tan Biónica que su ex líder interpreta junto a sus seis músicos.

Los pasos de baile llegan para Anoche soñé que me querías, con el colaborador y primer invitado Dj JMP. “Buenas noches Buenos Aires”, saluda Chano, y le pone combustible a la fiesta.

“Gracias por esto. ¡Qué linda noche! A ver si saben esta”, juega a desafiar, mientras desde su guitarra comienza a salir la melodía de Un poco perdido, en una continuidad tan biónica que encuentra su marco ideal en el cuidado tratamiento de luces, el papel picado, el humo e incluso el fuego al borde del escenario, elementos que juntos le dan forma a un marco ideal para fotografiar y subir a las historias de Instagram. A esta altura, una modalidad ya naturalizada por las generaciones más jóvenes en los recitales, en los que el ritual de un show incluye su retrato para redes sociales.

Directo al blanco. Chano disparó munición gruesa de Tan Biónica en el comienzo, y puso en marcha la fiesta. (Foto: Martín Bonetto)
Directo al blanco. Chano disparó munición gruesa de Tan Biónica en el comienzo, y puso en marcha la fiesta. (Foto: Martín Bonetto)

Ahora, dos enfermeros aparecen en el medio del escenario. No, no es Charly García en Ferro, ni los que tocan son Los enfermeros. Acá, en el Luna, mientras suena Loca, los profesionales de la salud se llevan a Chano por su… ¿locura sonora?

El juego le da al cantante el tiempo suficiente como para cambiar su vestuario y retornar a escena con un traje rojo, para sorprender con una encendidísima versión a capella, acompañado de sus músicos, del clásico La bestia pop, de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota. Y enseguida el cóctail de estilos impone la cumbia electrónica para El Susto; y de allí directo a la Luna que reflejaba la pantalla, para cantar en formato acústico Las cosas que pasan.

Papelitos, homo y fuego y un cuidado tratamiento de luces le pusieron clima al retorno de Chano a los escenarios, en plan solista. (Foto: Martín Bonetto)
(Foto: Martín Bonetto)

Todo, celebrado por la multitud que llenó el viejo “palacio de los deportes” porteño, donde ahora, junto a Martin Pomares, el director de la banda y el músico Nano se sientan el esa luna para Arruinarse.

Un nuevo cambio de indumentaria lo devuelve a Chano con una flor blanca en la mano. “Una flor para adivinar el destino del amor”, dice antes de Claramente, dedicada a Clara, una rubia iluminada en la platea. ¿Amor real o puesta en escena? Solo Clara -y Chano- lo sabe.

Colores sagrados. La puesta lumínica fue parte importante en el marco que tuvo el debut solista de Chano. (Foto: Martín Bonetto)
Colores sagrados. La puesta lumínica fue parte importante en el marco que tuvo el debut solista de Chano. (Foto: Martín Bonetto)

“Si prenden todas las luces del Luna Park, yo les prometo una gran canción”, pidió, y en un instante se encendió todo el estadio con las linternas de los miles celulares. Obsesionario fue un regalo para los fans de su comienzo.

Como una estrella de pop, el cuarto cambio de look -con zapatillas personalizadas con su CH- valió la subida a la pantalla y un baile electrónico con sirenas, luces y Ciudad Mágica. Una vez más, como entonces, como hace mucho, la fiesta avanza al ritmo de Tan Biónica. Por eso, para que el festejo sea completo, aquel hermano con el que había fundado la banda aparece en escena, y juntos, hermano con(tra) hermano, cantan en familia La melodía de Dios para el que antes era el público de ambos.

Ganador: Chano. La despedida del público así lo decretó. (Foto: Martín Bonetto)
Ganador: Chano. La despedida del público así lo decretó. (Foto: Martín Bonetto)

Como si fuera un influencer de estos días, un poncho cool es el nuevo -cuarto- look que Chano luce en la noche, con el cual pone en marcha el principio del final con el hit Carnavalintro. Y así, bailando, se va de a poco el estreno del Luna Park para Chano solista,que busca las mejores palabras para su adiós final.

“Lo deje todo. Estoy agradecido por esta banda y este público. Levanten las copas y a bailar con Naistumichiu, Buenos Aires”, invita. Y todos van. “Fue un gusto conocerte”, dice, y se despide subiendo a una fan al escenario y entregándole un beso apasionado. Como en los cuentos de hadas, el beso significa el “Fin”. Y los créditos, como en el cine, marcan que ya es hora de retirarse de la sala. ¿Habrá segunda parte?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s