BA Rock 2017

Una tarde bajo un sol radiante y “rockeante”

Catupecu Machu, Emilio del Guercio y nuevos nombres como Luceros el Ojo Daltónico y Buenas noches Egipto fueron algunos de los grupos y solistas que pasaron por los tres escenarios de la nueva edición del mítico encuentro del rock de acá.

[Publicado en Clarín, el 14/10/2017]

En el año de grandes vueltas musicales, apenas pasado el mediodía de sábado, el mítico festival de rock nacional B.A.Rock se escapó de la memoria y se hizo realidad en el Estadio Malvinas Argentinas. La quinta edición es en el mismo lugar en el que se desarrolló la tercera (1972), cuando el predio era todavía un antiguo depósito de la Fuerza Aérea.

Tras el retorno de Los Ratones Paranoicos y Los Caballeros de la Quema, la grilla del nuevo B.A.Rock reúne a los grandes consagrados con las nuevas bandas de rock de esta parte del mundo, del mismo modo en que reunió a muchos padres e hijos que poblaron el predio desde temprano y en familia para compartir la experiencia de escuchar a leyendas del género, como Emilio Del Guercio, y ser parte de algunas sorpresas como el encuentro sobre el escenario de Catupecu Machu con Lisandro Aristimuño.

B.A.Rock 2017: Una tarde bajo un sol radiante y "rockeante"
Una multitud. Alrededor de 10 mil personas pasaron por el Malvinas Argentinas durante la tarde del sábado. (Fotos Constanza Niscovolos)

La primera de las tres jornadas de festival -sigue hasta el lunes 16- comenzó con la frescura de las bandas nuevas. Nidos, ganadora del Quilmes Garage, tocó en el escenario Signos, entre Cruzas y Kennek, que le dio paso a la apertura del escenario principal, La Balsa, a cargo de La Mono. El trío de Ituzaingó lo conforman músicos reconocidos, Gaspar Benegas es parte de Los Fundamentalistas del Aire Acondicionado; Lucas Argomedo es el bajista de Aristimuño y Ramiro Lopez Naguil, baterista del Bahiano. Con Semi Dios, encaminaron su presentación del discoExperimento.

Casi en simultáneo, desde el Signos, Buenas Noches Egipto disparó: “Se perdió una persona. ¿Alguno lo vio? Santiago Maldonado se llama. No somos terroristas”. Mientras, el cantante mientras se ponía un tocado de plumas indígena para tocar Amanece. Debajo, un fan avisaba desde su remera: “Mi Dios está en huelga estos días”.

Otros primerizos en estos escenarios, fueron los bahianos -de Bahía Blanca- Luceros El Ojo Daltónico, que con su metal convocaron el primer pogo del día , protagonizado por un público fiel que no paró de saltar, tema a tema. Sus melodías se mezclaron con los sonidos clásicos de Vetamadre. La banda liderada por Julio Breshnev recorrió sus casi 20 años de trayectoria tocando LejosPara Vos y Túnel, entre otros títulos.

El toque internacional de la tarde porteña lo aportó Jimmy Rip and The Trip. Su blues anglo, con virtuosos solos de guitarra, encandiló a los que llegaban al escenario Artaud, el único techado de los tres. Mientras tanto, en Signos, Sick Porky, con Alucinatorio(2016) anticipaba el primer gran momento de nostalgia, de la mano de Emilio del Guercio.

El ex bajista de Almendra y Aquelarre, bandas que participaron de las primeras ediciones del Festival, brindó un recital para viajar al pasado, con Aves Rapaces (Aquelarre), Camino Difícil y Las Cosas para Hacer (Almendra). “Saludo a todos los viejos rockers que veo por ahí y a los nuevos también. Un gusto de volverlos a encontrar en este escenario”, saludó Emilio, quién recordó a Luis Alberto Spinetta, con una versión de Fermín.

B.A.Rock 2017: Una tarde bajo un sol radiante y "rockeante"
Emilio del Guercio. De aquellos B.A.Rock originarios a la edición 2017; el músico recreó temas de Almendra y de Aquelarre. (Fotos: Constanza Niscovolos)

“El rock argentino se formó de las multi influencias estilísticas, y un día a mí se me ocurrió incluir aires folclóricos”, relató al cantar la bellísima Trabajo del Pintor, junto a Javier Acevedo en el acordeón, y dedicado a sus dos nietos que miraban en primera fila; para finalizar su set poco después con la inoxidable Violencia en el parque.

Cuando caía el sol y el viento enfriaba el calor de la tarde, La Condena de Caín prendía luces en el escenario cubierto; pero el atardecer estaba destinado a Catupecu Machu y su rock convocante al aire libre. Infaltable Metropolis nueva, para una tarde de sábado, según Fernando Ruiz Díaz, que además homenajeó a Lisandro Aristimuño, cantando Es todo lo que tengo y todo lo que hay, antes de invitar al cantautor a subir al escenario.

“No me gusta lo que está pasando en el rock nacional, desde hace unos 12 años. Sin embargo, él es uno de los mejores poetas, después de Charly García”, dijo al presentarlo, para tocar juntos Para Vestirte Hoy. Nostalgia, euforia y mucho rock de distintos estilos, en una tarde noche con todavía mucho por venir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s