Ariana Grande

Las lágrimas de Ariana Grande hicieron vibrar a una multitud

La cantante brindó un show contundente y desbordante de energía, en el que también recordó a las víctimas del atentado de Manchester.

[Publicado en Clarín, el 05/7/2017]

Unos minutos más que una hora y media sobre el escenario del DirecTV Arena de Tortuguitas, le bastaron anoche a Ariana Grande para ratificar en vivo y en directo que, a sus 24 años, reúne todas las condiciones necesarias para ser parte del podio de estrellas del pop actual.

Las lágrimas de Ariana Grande hicieron vibrar a una multitud
Ariana Grande. Una apertura a puro baile en su regreso a Buenos Aires. (Foto: Twitter)

Acompañada por 10 bailarines y mirando al cielo entre luces blancas, Ariana Grande se animó a pararse en los escenarios argentinos tras el trágico recuerdo de Manchester. Vestida de negro y con el pelo suelto, se mostró en un look nuevo y distinto a la icónica cola de caballo que acostumbra llevar, en un entorno en el que la iluminación, el humo, los lasers y los cambios escenográficos tendrían un rol protagónico..

Be Alright fue el tema elegido para empezar, pero el ambiente se puso más interesante en Everyday: todo un estadio saltando eufórico entre celulares que filmaban y gritos ensordecedores. En las plateas se bailaba sin pudor y con energía adolescente. “Buenos Aires, ¡quiero escucharlos! Canten conmigo”, arengó.

Las orejitas de conejo ya son un símbolo que une a los seguidores, que luciéndolas con luces fluorescentes, en blanco o en rosa, se hacían visibles entre la multitud, con una notable mayoría que rondaban entre los 8 años y los 20.

Una pantalla que transmite imágenes de un palacio francés con vitreaux de iglesia antigua y el sonar de violines en vivo, ambientó una pausa de cambio de vestuario. Ariana cantó una balada en el video y le aportó un ritmo distinto al pop mezclado con rap que se escuchó hasta entonces.

El segundo clima del show fue en blanco y sobre escaleras corredizas que recorrían el escenario en forma de T, Forever Boycalentó el ambiente para que todos los fanáticos cantaran con su ídola One Last Time, hit que terminó siendo muy significativo en el recital One Love Manchester, en honor a las víctimas del atentado ocurrido el 22 de mayo. Tanto es así, que a la misma cantante se le quebró la voz mientras lo interpretaba. Su público, emocionado, cantó por ella y la alentó a seguir.

La tercera parte del espectáculo se situó en un gimnasio, con una clase de spinning comandada por Ariana en su versión más sexy. La coreografía de Side to Side fue la misma que se pudo ver en la última edición de los Premios Grammy, mientras Nicky Minaj la acompañó en el audio y video, tanto en la primera como en Bang Bang.

En I don’t care los músicos que acompañan a la cantante en suDangerous Woman Tour encontraron un espacio para su lucimiento. Bateria, guitarra, bajo y teclados;una formación cercana a lo clásico, para crear la música ambiental que Ariana utiliza entre cambios de vestuario. Moonlight, otro de los títulos que integran el segmento dedicado a las baladas, le permitió a la veinteañera hacer gala de su poder vocal a pleno.Con apenas, o con ya 75 minutos de show transcurridos, la cantante interrumpió por un instante la continuidad musical para un brevísimo y festejado saludo: “Buenos Aires, ¿la están pasando bien?” Eso fue todo. Lo que siguió, más y más canciones, y un sube y baja emocional que mucho tuvo que ver con un pasado que aún es casi presente.

En la segunda presentación en el país de la ex estrella de Nickelodeon -la primera fue en 2015-, muchas adolescentes levantaron carteles con un mensaje en común, durante el tema Thinking Bout You: “Nobody got us the way that you did” (“Nadie nos contuvo como vos lo hiciste”). Es que el momento de homenajear a las 22 víctimas fatales del atentado perpetrado luego de su recital en Manchester estaba cerca. Somewhere Over the Rainbow, el clásico de Harold Arlen inmortalizado en el filme El mago de Oz fue interpretado entre lagrimas por la gran sobreviviente, mientras sus características orejitas de conejo se vestían de negro en las pantallas.

Superada la emoción y ante un gran “olé olé olé” bien argentino, Ariana terminó el tema y agradeció notablemente emocionada a la multitud, que la ovacionó por un largo rato.

Repuesta de uno de los picos emotivos de la noche, en la que los recuerdos del ataque terrorista resurgieron de la memoria más inmediata, la pequeña Ariana Grande dejó rodar sus lágrimas en libertad, se secó el rostro y encaró el energético final de una noche que quedará en el recuerdo. Primero, la secuencia Problem/ Into You.

Y por último, fiel a la lista que viene respetando a lo largo de toda su gira, y como sello del título que lleva, la cantante emprendió su retirada con Dangerous Woman como bis. Entonces sí, el adiós definitivo, y la sensación de que el pronto regreso es algo más que una fantasía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s